Nuestra página no está optimizada para Internet Explorer.

Por favor, usa otro navegador. Gracias.

Voluntariado UE: ODS y los efectos de la pandemia

Este mes hablamos del Objetivo de Desarrollo Sostenible número 1, el cual busca poner fin a la pobreza en todas sus formas y en todo el mundo.

Actualmente, más de 700 millones de personas viven aún en situación de pobreza extrema, con dificultades para satisfacer necesidades básicas como: salud, educación y acceso al agua o saneamiento. Esta cifra, que supone un 10% de la población mundial, se concentra en su mayor parte en África subsahariana y especialmente, en las áreas rurales.

¿Qué supone vivir en pobreza extrema?

El umbral establecido por las organizaciones internacionales para hablar de pobreza extrema está en 1,90 dólares al día. Este estándar es el mismo para todos los países.

A pesar de esto, un trabajo tampoco garantiza una vida digna, un 8% de los trabajadores del mundo, y sus familias, viven en esta situación. Además, 1 de cada 5 niños viven en esta situación. La protección social de los niños y los grupos vulnerables, resulta crucial para reducir la pobreza en el mundo.

Pobreza en el contexto de pandemia mundial

A pesar de que el nivel de pobreza extrema se había reducido desde un 36% en 1990 hasta un 10% en 2015, la crisis de la COVID-19 pone en riesgo estas décadas de progreso. Un estudio realizado por el Instituto Mundial de Investigaciones de Economía del Desarrollo de la Universidad de las Naciones Unidas, advierte que las consecuencias económicas de la pandemia mundial podría incrementar la pobreza en el mundo hasta llegar a afectar a 500 millones de personas, lo que supone un 8% de la población mundial.

Los países con más riesgo de sufrir estas consecuencias, son los países en desarrollo. No solo en términos de crisis sanitaria, también en cuanto a crisis sociales y económicas que puedan tener lugar en los próximos meses y/o años.

Es por ello que las Naciones Unidas, han elaborado un informe titulado “Marco para la respuesta socioeconómica inmediata a la COVID - 19”, con el fin de ampliar el apoyo internacional y el compromiso político para garantizar que personas de todo el mundo tengan acceso a servicios esenciales y protección social.

El Fondo de las Naciones Unidas de Respuesta a la COVID-19 y Recuperación aspira a ayudar, en especial, a los países de ingresos bajos y medianos, así como a grupos vulnerables que de manera desproporcionada, están soportando los efectos socioeconómicos de la pandemia.

¿Cuáles son las metas del ODS 1?

  • Que la pobreza extrema esté del todo erradicada en el año 2030
  • Reducir a la mitad la proporción de hombres, mujeres y niños de todas las edades que viven en la pobreza en todas sus dimensiones.
  • Poner en práctica sistemas y medidas apropiadas de protección social, que en el año 2030 logre una amplia cobertura en los países más pobres y vulnerables.
  • Garantizar que todos los hombres y mujeres, en especial los más pobres, tengan derecho al acceso igualitario a recursos económicos, servicios básicos, recursos naturales, nuevas tecnologías, etc.
  • Fomentar la resiliencia de los pobres y las personas en situaciones vulnerables, reduciendo su exposición y su vulnerabilidad a los fenómenos extremos que se relacionan con el clima y otros desastres económicos, sociales y ambientales.
  • Garantizar una movilización importante de recursos procedentes de diversas fuentes, mejorando la cooperación para el desarrollo.
  • Crear marcos normativos sólidos en el ámbito nacional, regional e internacional sobre las bases de la estrategia de desarrollo en favor de los pobres.