Nuestra página no está optimizada para Internet Explorer.

Por favor, usa otro navegador. Gracias.

¿Qué es la atención temprana en educación?

Si bien todos los niños se desarrollan y crecen a su propio ritmo, algunos pueden necesitar una ayuda o un apoyo extra para estimular y fomentar su evolución.  Por eso se habla de la atención temprana, una red de servicios y apoyos establecidos para que un niño individual con una alteración en el desarrollo pueda obtener la ayuda necesaria y evitar los efectos negativos en su crecimiento. Ese apoyo está formado por diferentes disciplinas del ámbito de la salud, la educación y la intervención social.

Cuanto antes se identifiquen los retrasos en el desarrollo y las necesidades especiales, antes los niños podrán comenzar a recibir servicios adecuados y consistentes para ayudarlos a crecer y prosperar.

En este post, veremos que es la atención temprana en educación y su importancia en el desarrollo infantil. Para ello, cada vez más profesionales se forman en esta área, cursando una formación especializada como el Máster en Atención Temprana.

¿Qué es la atención temprana?

Antes de ver el papel que tiene la educación en atención temprana, es importante definir lo que es y mencionar algunas de las disciplinas que se incluyen. 

Según el Libro Blanco de la Atencion Temprana, elaborado por la Federación Estatal de Asociaciones de Profesionales de Atención Temprana, la atención temprana está reconocida como el conjunto de acciones, dirigida a la población infantil de 0 a 6 años, que se orientan hacia la prevención e intervención asistencial de niños que tengan alguna discapacidad. Se fundamenta sobre varias disciplinas científicas, como por ejemplo, pediatría, neurología, psicología, pedagogía, fisioterapia y lingüística.

Es importante aclarar que la atención temprana no es solo un sistema de rehabilitación o estimulación del niño sino un conjunto de medidas que permiten la integración en su entorno - en situaciones sociales, en casa y en el aula. 

Ejemplos de atención temprana

Hay muchos tipos de intervención para afrontar las necesidades de cada niño. Por ejemplo, un niño con trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) necesitará un apoyo diferente al de un niño con autismo. Estos son algunos ejemplos de los servicios que pueden estar disponibles:

  • Terapia del lenguaje
  • Terapia física
  • Terapia ocupacional
  • Asesoramiento y servicios psicológicos
  • Terapia de integración sensorial
  • Métodos alternativos de aprendizaje
  • Medicación

Atención temprana en educación infantil y primaria

Después del hogar, la escuela es el lugar ideal para llevar a cabo un plan de atención temprana. Los niños de edad preescolar utilizan el juego como su primer lenguaje. Varios estudios han demostrado que a través de los juegos, los niños desarrollan sus sentidos, adquieren nuevas habilidades y se relacionan con otras personas.  Por eso el juego y los juguetes son imprescindibles y en un plan de atención temprana en el aula.

Mediante el juego y los juguetes, se puede alcanzar objetivos como: 

  1. Ayudar a que el niño adquiera nuevas conductas y la mayor funcionalidad posible en todas las áreas del desarrollo.
  2. Conseguir del niño la mayor participación activa
  3. Mejorar la atención, motivación y consecuencias en todo el proceso del aprendizaje. 

En la educación especial, todas las tareas en el aula están basadas en mejorar varias áreas de aprendizaje durante los años más importantes para el niño en cuanto a su desarrollo (motor-gruesa, motora-fina, lenguaje y socio-emocional).  

Estos son algunos ejemplos de actividades y juegos para desarrollar cada área: 

  • Área socio-emocional: Juegos grupales con normas y turnos, responder preguntas, tareas sencillas del hogar y practicar la expresión de emociones. 
  • Área lenguaje:  Cantar, inventar cuentos, leer libros, y dramatizaciones.
  • Área motor-fina: Recortar, construir con cubos y objetivos parecidos, plegar, dibujar líneas y círculos. 
  • Área motora-gruesa: Bailar con movimientos coordinados, rebotar pelotas, saltar alternando pies y saltar en un solo lugar. 

Los beneficios de la atención temprana

Como ya hemos visto, la atención temprana es importante para asegurar que los niños con trastornos en el desarrollo pueden vivir una vida normal gracias al conjunto de medidas que se toman. Los beneficios incluyen mejoras en la autoestima, el máximo grado de autonomía posible, adquisición de nuevas habilidades y el reconocimiento de la individualidad. 

Pero la atención temprana no solo tiene ventajas para el niño, sino también para su familia. Cuanto antes se identifiquen los trastornos de desarrollo y empiecen con el plan de atención temprana, las familias también notan los beneficios como su participación activa en el proceso, mejoras en su bienestar y la cooperación de los varios equipos involucrados. 

Se puede decir que la atención temprana responde a las primeras necesidades educativas del niño durante la época más importante en su proceso de aprendizaje. Empezar con las intervenciones, sea fisioterapia o terapia de lenguaje, entre la edad de 0 a 6 años puede evitar problemas más serios en el futuro.