Nuestra página no está optimizada para Internet Explorer.

Por favor, usa otro navegador. Gracias.

Mujeres y STEAM: brecha de género en las carreras tecnológicas

Poco a poco, las áreas STEAM (Ciencias, Tecnología, Ingeniería, Artes y Matemáticas) han ganado protagonismo en el desarrollo de las sociedades, llegando a convertirse en los cimientos de las principales economías mundiales. Y no solo eso, todo hace pensar que seguirán teniendo un papel importante, al menos, en un futuro a corto y medio plazo. 

El auge de las STEAM está favoreciendo la proliferación de nuevas oportunidades profesionales y que la demanda de perfiles tecnológicos por parte de las empresas vaya también en aumento. Esto explicaría que cada vez haya más estudiantes que estén optando por estudiar carreras técnicas, aunque la demanda de estos está por debajo de las necesidades del mercado en múltiples sectores. Sin embargo, al entrar a las aulas donde se imparten titulaciones o asignaturas de las ramas STEAM, apenas encontramos chicas matriculadas. 

Hoy, Día Internacional de la Mujer, hablamos de las mujeres y STEAM, el porqué de la brecha de género en las carreras técnicas y qué hacer para remendarla. 

¿Por qué hay menos mujeres en las carreras técnicas?

Según estudios recientes, la representación femenina en los grados en Ingeniería y Ciencias Experimentales suele girar en torno a: 

  • 24 % Ingeniería Aeroespacial
  • 20 % Ingeniería Industrial
  • 16 % Ingeniería Naval, Marina y Náutica
  • 14 % Ingeniería Informática
  • 10 % Ingeniería de Telecomunicaciones

La existencia de una brecha de género en las carreras tecnológicas es más que evidente, salta a la vista. ¿Por qué pasa esto? 

Estereotipos de género 

Ya desde edades tempranas, tanto en casa como en el colegio, en la sociedad y en los medios de comunicación, se nos suele transmitir el mensaje de que las mujeres, por su carácter, están “diseñadas” para estudiar Humanidades o disciplinas científicas relacionadas con Biomédicas y Salud, independientemente del área de conocimiento que realmente se les dé bien o tengan interés en formarse. Mientras, de los hombres se dice que su mente está mejor preparada para afrontar tareas más técnicas e industriales. 

Estas ideas estereotipadas (y erróneas) habitualmente tienen calado entre las estudiantes, llevándolas incluso a dudar de sus aptitudes y a no verse capaces de cursar con éxito estudios científico-tecnológicos.

Ausencia de referentes femeninos en Ciencia y Tecnología 

Salvo algunas excepciones, muchas niñas y adolescentes no tienen figuras femeninas en estas 2 áreas con las que identificarse y que hagan despertar su interés por las carreras técnicas, a diferencia de lo que sucede en otras disciplinas más relacionadas con la cultura (cine, televisión, música, etc.). 

Esto se debe, principalmente, a la invisibilización que las mujeres científicas han sufrido a lo largo de la Historia, una situación que aún sigue vigente. Si bien sus logros han sido numerosos y muy importantes, especialmente en Tecnología y Computación, muchos de ellos no aparecen recogidos en los libros o pasan desapercibidos por los medios de comunicación. Por no hablar de cuando estos hitos se atribuyen a sus “colegas” de profesión hombres (efecto Matilda). 

¿Cómo remendar la brecha de género? 

Si queremos evitar esta brecha de género que hay en las carreras y profesiones tecnológicas, es imprescindible apostar por una educación inclusiva y diversa. 

Hoy, Día Internacional de la Mujer, te proponemos una serie de acciones que pueden contribuir a la construcción de un futuro igualitario: 

  • Romper con los tópicos de que existen carreras y profesiones “de hombres y de mujeres”. Y en el caso que aquí nos ocupa, dejar de masculinizar las áreas de Tecnología e Ingeniería.
  • Hablar más y mejor de los aspectos positivos que tiene estudiar o trabajar en STEAM: un ámbito de prestigio, atractivo y con buenas salidas profesionales.
  • Dar a conocer a las mujeres científicas, incluso las más próximas a nosotros (familia, amistad, vecina, pareja, etc.), para que las niñas y adolescentes tengan referentes femeninos que les sirva de inspiración.
  • Impulsar el empoderamiento femenino científico y tech.