Nuestra página no está optimizada para Internet Explorer.

Por favor, usa otro navegador. Gracias.

Convocatoria extraordinaria… ¿Y ahora qué? #JuntosVamosMásAllá

Si tienes que acudir a convocatoria extraordinaria ¡No te desanimes! 

Es momento de mantener la confianza en ti mismo y en el trabajo que has realizado durante el curso. Afronta el reto con actitud positiva. Aquí te decimos cómo.

El error más común suele ser confundir lo que creemos que debemos aprobar con la realidad de lo que podemos aprobar. Es importante hacer un ejercicio de honestidad y preguntarse: ¿Cuál es mi realidad cuando estudio?

Comienza por planificar una estrategia, puedes recurrir a unas buenas técnicas de estudio para ser más eficaces. Haz clic aquí para saber más. Y sigue estas pautas:

  • ¿Qué tenemos por aquí?: Dibuja y asigna la materia de estudio en un calendario por días para así tomar conciencia de la situación general. Elige las asignaturas por practicidad, (facilidad de estudio, mayor afinidad etc..)  y en función del número que podamos abarcar con éxito. Más de 3 asignaturas dificulta la planificación.
  • ¿Cómo me voy a organizar?: Debemos establecer una rutina de estudio a lo largo del día en tiempos, ten en cuenta tus biorritmos, (preferencia por mañana, tarde o noche) ¿De cuál eres tú? Varía las asignaturas a lo largo del día y sé constante con esa organización. Puedes alternar teórica con práctica, con cierta flexibilidad.
  • ¡Manos a la obra!: No estudies de forma seguida, planifica pausas, descansos para despejar la mente, (deben ser pocos minutos para no perder la continuidad). Practicar algún deporte con moderación es muy beneficioso. Reserva un tiempo para repasar los conceptos, revisar ejercicios, prácticas, etc. Ten en cuenta siempre tu cansancio actual y tu estado de ánimo.

“Cuanto mejor cuidemos nuestro hábito de estudio mayor será nuestra recompensa”.

Cada asignatura tiene su técnica de estudio, para todas ellas puedes llevar a cabo las siguientes estrategias:

  • Realizar un estudio individual con comprensión de lo leído, para asentar conceptos e interrelacionar los contenidos nuevos con aquellos que ya conoces.
  • Repaso de lo estudiado, ya sea de forma individual o virtual con compañeros o con profesor para afianzar y resolver dudas. Nos dará una visión global y nos ayudará a redirigir nuestro plan estratégico.
  • Asentar los conocimientos e integrarlos poco a poco en nuestra mente, utilizando estrategias de repetición (en voz alta o por escrito), así como de asociación, contenidos con situaciones familiares o de una palabra con una oración para recordarla con mayor rapidez.

Por último, está comprobado que practicar técnicas de concentración/relajación durante el estudio ayudará a mantener el estado de concentración durante el examen. Y relativiza la importancia de la prueba escrita, ya has estudiado suficiente ¡Muestra lo que sabes!

Y no te olvides de cuidarte, buena alimentación, hidratación y hábitos saludables. Haz caso el famoso y antiguo lema “Mens sana in corpore sano”.

Confía en ti mismo y da lo mejor de ti.

Mucha suerte en tus exámenes.