Nuestra página no está optimizada para Internet Explorer.

Por favor, usa otro navegador. Gracias.

Cloud Computing: ¿qué es y para qué sirve?

La Tecnología de la Información (TI) está desempeñando un rol cada vez más protagonista en el desarrollo empresarial. El cloud computing en las empresas, por ejemplo, contribuye a gestionar de manera más eficiente el día a día, permite encontrar nuevos modelos de negocio, implementar proyectos más ambiciosos, racionalizar los recursos o acceder a nuevos nichos de mercado, todo a un coste asequible.

¿Qué es el cloud computing y para qué sirve?

El cloud computing o computación en la nube es una tecnología que permite el acceso remoto a softwares, procesamiento de datos y almacenamiento de archivos a través de Internet. No demanda la instalación de aplicaciones a nivel local, sino que ofrece los servicios a gran escala gracias a la conectividad. El principal objetivo del cloud computing consiste en suministrar recursos informáticos bajo demanda de manera sencilla, segura, flexible, siguiendo un modelo de pago según el uso. 

Uno de los primeros usos comerciales del cloud computing consistió en proporcionar alojamiento de aplicaciones y servicios a los que los usuarios podían acceder desde cualquier lugar. Más tarde el cloud computing se fue enriqueciendo para facilitar a las empresas la unificación de las operaciones de las diferentes sucursales y crear entornos de trabajo colaborativo donde los empleados pudieran construir proyectos juntos. En la actualidad, Google Drive, Dropbox o Microsoft 365 son algunos ejemplos de cloud computing básicos al alcance de cualquier persona.

¿Qué tipos de cloud computing existen?

  • Nube pública. En la nube pública, la infraestructura informática se encuentra en las instalaciones del proveedor y este la gestiona, de manera que el cliente no tiene que adquirir hardware, software o infraestructura de soporte propias, aunque puede agregar rápidamente más usuarios o más potencia de cálculo si lo necesita. No obstante, la infraestructura de TI del proveedor de la nube es compartida por múltiples clientes.
  • Nube privada. Una nube privada es de uso exclusivo de una organización. Suele ser un entorno diseñado específicamente para el usuario final, generalmente dentro de su firewall, que se puede alojar en la propia organización o en el centro de datos del proveedor de la nube. Esta tecnología de cloud computing proporciona más seguridad y control.
  • Nube híbrida. La nube híbrida combina nubes públicas y privadas ya que el cliente suele alojar las aplicaciones críticas en sus servidores para tener una mayor seguridad y control, pero almacena las aplicaciones secundarias en el entorno de un proveedor de nube.
  • Multinube. En la multinube existen al menos dos implementaciones de nube del mismo tipo, ya sea pública o privada, pero provienen de diferentes proveedores.

Ventajas del cloud computing en las empresas

  • Reducir la infraestructura. Usar los servicios en la nube permite a las empresas almacenar datos de forma virtual y usar los softwares que necesita sin tener que invertir en una gran infraestructura informática propia.
  • Disminuir costes. El cloud computing elimina la necesidad de contar con centros de almacenamiento o procesamiento físicos propios, así como de contratar a personal para su mantenimiento y seguridad. Ello reduce los costes fijos de la empresa, permitiéndole pagar solo por los servicios que realmente usa.
  • Máxima flexibilidad. Los usuarios del cloud computing pueden solicitar más recursos en cualquier momento, por lo que esta tecnología acompaña a la empresa mientras crece y la apoya en los picos de demanda.
  • Mayor accesibilidad. Los datos almacenados en la nube son accesibles desde cualquier lugar y tipo de dispositivo ya que se trata de un servicio multiplataforma, de manera que los empleados pueden trabajar en los proyectos desde cualquier sitio.

Riesgos e inconvenientes del cloud computing

  • Dependencia del proveedor. Uno de los principales inconvenientes del cloud computing es que se genera una dependencia del proveedor de la nube y se tiene menos control sobre la infraestructura y los datos. La empresa depende de que el proveedor realice los backups periódicos, preserve los datos y mantenga el sistema funcionando.
  • Dependencia de Internet. Para acceder a los softwares o a la información almacenada en la nube es necesario contar con una conexión permanente a internet. Si la conexión falla, no es estable o no tiene la velocidad suficiente, esta tecnología no funcionará.
  • Problemas de seguridad. A pesar de que los proveedores de la nube realizan actualizaciones de seguridad y utilizan métodos de autenticación fiables, algunos datos sensibles o aplicaciones críticas de la empresa podrían no estar tan seguros como en un servidor propio.

¿Te interesa el mundo de la informática? Con estos programas podrás dominar el desarrollo de aplicaciones multiplataforma, un área con excelentes perspectivas de futuro y empleabilidad: