Nuestra página no está optimizada para Internet Explorer.

Por favor, usa otro navegador. Gracias.

¿Cómo ser ojeador de fútbol?

Los aficionados de fútbol hablan y debaten mucho sobre qué jugadores deberían fichar  sus clubes para que puedan ganar trofeos, ligas, Champions, subir división, etc pero siempre con el objetivo de reforzar y mejorar la plantilla.

Pasamos muchas horas pensando no sólo en quién es el mejor jugador del mundo ahora, sino también quién será la futura estrella del equipo. ¿Quién será el nuevo Cristiano? ¿Ya se ha encontrado el nuevo Messi? Identificar las futuras estrellas es el trabajo del ojeador de fútbol. 

La mayoría de los clubes profesionales en España y en el mundo han utilizado a los scouts u ojeadores de fútbol,  durante décadas.  El mercado de fichajes ha ido evolucionando gracias al Big Data Deportivo y sigue siendo uno de los trabajos más importantes para que un club de fútbol pueda preparar bien sus próximas incorporaciones. 

En este post, entrevistamos a David Viejo, ojeador de fútbol con muchos años de experiencia en España y a nivel internacional. También es Doctor en CCAFYD y Director del Máster en Dirección de Fútbol de la Escuela Universitaria Real Madrid.

¿Qué es un ojeador de fútbol? 

El ojeador o scout de fútbol es una persona que se dedica a ver partidos de fútbol como su profesión para encontrar jugadores que puedan incorporarse a un club para que el club o equipo tenga más éxito en sus resultados.

¿Cómo es la vida de los ojeadores de fútbol en el día a día? 

La vida de los ojeadores de fútbol es complicada desde el punto de vista organizativo de su vida, ya que el fútbol no tiene días festivos y los horarios no ayudan a la conciliación familiar-laboral, no hay días libres ya que siempre hay partidos que visualizar o realizar los informes de los partidos que has visto o de los jugadores que estás siguiendo.

La normalidad es visualizar entre 4 y 5 partidos al día fijándose en dos o tres jugadores por partido y cuando hay fútbol base durante el fin de semana se empieza a las 9 de la mañana en los primeros partidos y se acaba el domingo a las 23:00 con los últimos partidos de Primera división para poder visualizar el máximo número de partidos en directo. Hay una gran diferencia de visualizar los partidos en directo que, a través del video, con el tiro de cámara y la edición de televisión hay muchas acciones y muchos comportamientos de los jugadores que son determinantes y se pierden ya que no se puede captar todo con los ángulos de las cámaras, ni el sonido.

Por ello es un trabajo pasional vocacional y que requiere de una organización y una fortaleza mental, ya que no hay fiestas ni puentes ni vacaciones durante el año y además cuando se acaba la temporada hay que organizar la nueva y es donde se ultiman los fichajes y es un periodo que baja la carga de partidos en directo, pero aumenta la urgencia de realizar informes y conseguir información de última hora.

¿Qué tipos de ojeadores de fútbol existen? ¿No solo miran el mercado de fichajes, ¿verdad?

Más que tipo de ojeadores hay diferentes funciones y rangos por así decirlo, la gente que domina el mercado internacional que son los ojeadores que buscan jugadores fuera del propio país y tienen un día a día un poco diferente ya que se si no están en el país de destino tienen que hacer antes un filtrado de jugadores ya que cuando se desplazan tienen que aprovechar y elegir bien en directo cuáles jugadores son los que visualizar y por qué.

Otro perfil es el coordinador de zona o coordinadores de ojeadores que se encarga de organizar y decidir qué necesidades tiene el club y a partir de allí, que el resto de los ojeadores sigan el camino o el plan a seguir.

Otro diferente sería el ojeador de categoría que se especializa en reconocer las necesidades que tienen en diferente ligas o categorías y que no ven otras ligas o competiciones.

Y por último que no es el ojeador al uso el especialista de datos que se dedica a encontrar y buscar cuales son los KPIs de los jugadores y a partir de allí seleccionar cuáles se ajustan a las necesidades del club. Realmente es el único perfil que necesita otro tipo de formación y con una visión diferente y que está más alejada de la realidad del juego y que si no conoce el juegue por mucho que domine las herramientas no podrá desempeñar bien su función.

Para los que están trabajando en fútbol juvenil y en las canteras, ¿qué mira un ojeador de fútbol en un niño?

Lo más importante es mirar el potencial que tiene el jugador para desarrollarse en un club determinado, tiene que conocer muy bien el o los clubs para los que trabaja y conocer hacia dónde se dirige el fútbol y poder buscar si se vislumbran algunas de las características que serán necesarias en ese jugador que van a ver.

¿Cuáles son los requisitos para ser un ojeador de fútbol ¿Qué hay que estudiar?

El requisito fundamental para cualquier ojeador es tener un conocimiento profundo acerca del fútbol, se necesita ser un especialista en los estilos de juego y en la determinación de los perfiles de los futbolistas, y entender y conocer los procesos de formación y entrenamiento para poder comprender si se adaptaran y conocer así la transición entre clubes y la transición entre categorías.

Debería de estudiar primero las licencias de entrenador al menos dos de ellas y después ir analizado el fútbol e ir haciendo diferentes cursos o máster específicos donde se amplié el conocimiento de cómo trabajan los diferentes clubs y cuales son las tendencias de juego de los equipos ya que sin conocimiento profundo y sin ser un especialista en el juego, en el proceso de entrenamiento y en la determinación de perfiles no se podrá nunca evolucionar ni ser un buen ojeador.

¿Tienes algún consejo para los ojeadores de fútbol del futuro?

Que vean muchos partidos de diferentes competiciones y categorías de fútbol que sean durante un tiempo entrenadores de diferentes categorías y que siempre tengan un compromiso muy grande y aunque no tengan una remuneración inicial adecuada a la inversión de tiempo que realizan, si lo hacen bien durante mucho tiempo siempre podrán encontrar una oportunidad pero para ello hay que estar muy preparado y durante mucho tiempo hacerlo muy bien y para ello es fundamental estar en continuo aprendizaje mediante actualizaciones de conocimiento e intercambio con otros colegas de la profesión.