Nuestra página no está optimizada para Internet Explorer.

Por favor, usa otro navegador. Gracias.

Ecografía veterinaria: ¿qué es y cuáles son sus ventajas?

Al igual que la medicina humana, el campo de la veterinaria cuenta con diferentes especialidades y entre las que se encuentra el diagnóstico por imagen.

Esta abarca un conjunto de técnicas y tecnologías que, por medio de imágenes, permiten diagnosticar y ayudar a mascotas u otros animales de una forma más rigurosa cuando tienen algún problema de salud. Algunas de ellas son la radiografía, la tomografía computarizada (TC o TAC), la resonancia magnética y la ecografía.

Y es esta última, el diagnóstico ecográfico en pequeños animales, de la que hablaremos en el artículo de hoy.     

¿Qué es la ecografía veterinaria y para qué sirve? 

La ecografía veterinaria es una prueba de diagnóstico por imagen que sirve para estudiar y obtener información del interior de un animal.

Para ello, se sirve de un pequeño dispositivo (transductor) que emite sonidos de alta frecuencia (ultrasonidos) que se reflejan (ecos) en las estructuras internas del cuerpo del animal en mayor o menor intensidad según la densidad del tejido atravesado. Estos datos son enviados a un ordenador, que los recibe y transforma en imagen. 

Entre los usos más comunes de la ecografía en la medicina veterinaria, se encuentran: 

  • Detección y evaluación de problemas abdominales, cardiacos, ginecológicos, oftalmológicos, transrectales, urológicos o del sistema musculoesquelético (ligamentos, músculos, tendones, vasos sanguíneos, etc.), entre otros.   
  • Diagnóstico y seguimiento de la gestación en animales.  
  • Guía en la extracción o recogida de muestras para la realización de análisis microbiológicos y citológicos.  

Ventajas del diagnóstico ecográfico en pequeños animales 

Si comparamos la ecografía en pequeños animales con otras pruebas de diagnóstico por imagen, vemos que esta cuenta con las siguientes ventajas: 

  • Se trata de una prueba indolora y no invasiva, por lo que no hace falta administrar sedantes al animal para relajarlo en el momento de llevarla a cabo. 
  • Tiene la capacidad de proporcionar imágenes en movimiento de las estructuras, los tejidos blandos y los órganos que se están examinando. 
  • Existe la posibilidad de combinarla con otras pruebas complementarias, como por ejemplo la histopatología o el TAC, para obtener un diagnóstico más preciso en según qué circunstancias. 
  • No emite radiaciones ionizantes, evitando así posibles efectos biológicos nocivos que pongan en peligro la vida y salud del animal. 
  • Es una opción más económica y rápida, ya que permite hacer inspecciones dinámicas y valoraciones a tiempo real.  
  • Está considerada una de las pruebas diagnósticas más seguras, no solo para el animal, sino también para el profesional que la realiza. 

Formación en ecografía veterinaria

Realizar ecografías en animales pequeños no es precisamente una tarea sencilla, de ahí la importancia (y cada vez mayor demanda en el mercado laboral) de veterinarios y auxiliares técnicos veterinarios especializados en la realización de esta técnica de diagnóstico e interpretación de resultados. 

Además del Grado en Veterinaria, la oferta académica de la Universidad Europea incluye una formación experta en el diagnóstico ecográfico en pequeños animales: el Curso en Ecografía Clínica de Animales Pequeños

Asimismo, y si quieres aprender más sobre ecografía veterinaria, puedes descargarte gratis nuestro e-book Diagnóstico ecográfico en animales exóticos. Este es totalmente gratuito y ha sido escrito por Alicia Angosto Guerrero, profesora de nuestro curso.