Nuestra página no está optimizada para Internet Explorer.

Por favor, usa otro navegador. Gracias.

La Universidad Europea de Valencia presenta una investigación que analiza el perfil del delincuente vial en España

Español, de 18 a 45 años, y con estudios básicos, es el perfil que refleja este estudio llevado a cabo en colaboración con Instituciones Penitenciarias.

La Universidad Europea de Valencia, en colaboración con la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias (IIPP), ha presentado una investigación sobre el perfil del delincuente vial en nuestro país. Cristina Escamilla, docente e investigadora de la Universidad Europea de Valencia, ha sido la encargada de dirigir esta investigación, cuyos resultados presentó la semana pasada en unas jornadas penitenciarias.

Los objetivos del estudio eran por una parte elaborar un perfil criminológico y psicológico de este tipo de delincuentes y, por otro lado, medir la eficacia de las medidas alternativas a la privación de libertad, como el programa PROSEVAL y el taller TASEVAL, en la reducción de la reincidencia.

Según los resultados que aporta la investigación, el perfil del delincuente contra la seguridad vial en nuestro país es el de un hombre, de entre 18 y 45 años, nacido en España y sin estudios superiores.Además, en el análisis psicológico de los condenados, destaca que casi un 40% de penados a medidas alternativas por delitos contra la seguridad vial conducen bajo la influencia del alcohol u otras sustancias, muchos de ellos incluso presentando patrones de abuso y dependencia. A este dato se suma que el 45,5% de los conductores fallecidos en siniestros viales arrojaron resultados toxicológicos positivos a alcohol, drogas de abuso y psicofármacos.

Según Cristina Escamilla, profesora en el Grado de Criminología de la Universidad Europea de Valencia, estos datos ponen de relevancia la “necesidad de sensibilizar a toda la población”, empezando por los conductores, “para que comprendan y cambien sus creencias en seguridad vial”, pero también incluyendo al resto de población para lograr así una mayor “presión social”, ya que “sus vidas también están en peligro”.

Respecto a la eficacia de las medidas alternativas a la privación de libertad, y con una muestra de 805 condenados a prisión por delitos contra el tráfico que participan en talleres de reinserción, los resultados demuestran que este tipo de programas tiene una gran eficacia. Tanto las cifras aquellos que se someten al programa PROSEVAL como de los que participan en el taller TASEVAL presentan un importante descenso de la reincidencia.

En palabras de Cristina Escamilla, esta investigación supone una importante “aportación de conocimiento válido y empírico para las administraciones implicadas en las políticas de seguridad vial” de cara a “seguir trabajando para adaptar las medidas alternativas penitenciarias a las recomendaciones de los profesionales implicados y a las características estudiadas de los penados.” Además, en este sentido, destaca también que resulta “muy satisfactorio” corroborar que “las medidas actuales en resocialización vial están funcionando, con resultados significativos frente aquellas no viales, coincidiendo con las aportaciones de los profesionales implicados”.

917407272 Whatsapp