¿Qué estás buscando?

Ej: Grado en medicina, admisiones, becas...

Admisiones:
Valencia: +34 961043883
Canarias: +34 922097091
Escuela Universitaria Real Madrid: +34 911128850
Estudiantes:

Investigadores de la Universidad Europea indican que algunos de los intercambios que se producen en apps para ligar pueden ser constitutivos de delito

10 ene 2022

Aída Fonseca y David Pavón, profesores e investigadores de la Universidad Europea, participaron en el II Congreso Iberoamericano de la Red de Investigadores en Política Criminal e Instituciones de la Seguridad, celebrado los pasados 13, 14 y 15 de diciembre de forma virtual. Durante el evento, Fonseca y Pavón expusieron tres proyectos de investigación sobre la utilización de aplicaciones afectivo-sexuales, en los que han podido observar comportamientos que podrían desencadenar conductas delictivas.

En particular, los dos investigadores pusieron el foco en los riesgos asociados al sexting o sexteo, consistentes en el envío de imágenes o mensajes de texto con contenido sexual explícito a través de dispositivos electrónicos, especialmente de teléfonos móviles. Según sus trabajos, este tipo de prácticas pueden desencadenar algunos comportamientos delictivos como el doxing, dirigidos a investigar, manipular y publicar información privada sobre un individuo sin su consentimiento y con el objetivo de exponerlo, avergonzarlo o atacarlo en la vida real; el cyber stalking u hostigamiento cibernético, con el objetivo de espiar o recopilar información sobre una persona y comunicarse con ella en contra de su voluntad; o el cyber bullying, en el que se utiliza contenido textual para asustar y socavar la autoestima o la reputación de un tercero.

Los autores se centraron en las conductas de riesgo que pueden desencadenar en estos comportamientos delictivos y remarcaron las importantes consecuencias que tienen para las víctimas. Del mismo modo, recordaron que la persecución jurídico-penal no siempre es posible, debido a factores como el anonimato, la rapidez, la inmediatez y la interconexión que permiten las Tecnologías de la Relación, la Información y la Comunicación (TRIC) en general y las aplicaciones afectivo-sexuales en particular.

Asimismo, los investigadores subrayaron que las posibles víctimas, en calidad de usuarios, tienen una falsa sensación de seguridad ante los filtros que presentan, aparentemente, las aplicaciones afectivo-sexuales estudiadas. Sin embargo, no resultó tan sencilla la identificación y localización de la persona que realizó un uso ilícito del material intercambiado.