¿Qué estás buscando?

Ej: Grado en medicina, admisiones, becas...

Admisiones:
Valencia: +34 961043883
Canarias: +34 922097091
Escuela Universitaria Real Madrid: +34 911128850
Estudiantes:

“Decidí especializarme en efectos especiales, lo que me creó una fuerte curiosidad que se acabó convirtiendo en pasión y profesión”

27 may 2021

“Mi día a día consiste en transformar ciertas ideas o conceptos como pueden ser `esto hace mucho daño´ o `esto cura´ en elementos visuales que sean satisfactorios para los jugadores”, comienza diciendo alguien que ha encontrado su hueco en la gran industria del videojuego. Él es Miguel Ortiz Martín, Alumni del Grado en Diseño y Desarrollo de Videojuegos de la Universidad Europea, quien poco después de graduarse ya es todo un profesional de efectos especiales en `Crema´, una empresa de videojuegos en Madrid.

“Creo efectos para `Temtem´, un juego online multijugador que se basa, a grandes rasgos, en coleccionar criaturas (Temtems) con las que luchar en batallas (generalmente de 2 contra 2) contra otros domadores mientras exploramos el Archipiélago Aéreo”, explica.

Ortiz nos cuenta que en `Temtem´ se trabaja con diversas técnicas que usan las criaturas en las batallas virtuales. Como jugadores, podemos lanzar o bien un efecto de naturaleza que nos cure o uno que nos haga daño. “Para saber qué técnicas estamos utilizando, el jugador debe obtener un refuerzo visual. Como artista de VFX, mi tarea es que el jugador perciba esas diferencias al visualizar las distintas técnicas y obtenga una sensación satisfactoria y equilibrada entre lo que hace la técnica (esa curación / daño) y lo que se ve en pantalla”.

El enfoque versátil y multidisciplinar caracteriza esta profesión, “dos puntos que pueden considerarse parte del atractivo del Grado en Diseño y Desarrollo de Videojuegos de la Universidad Europea”, comenta. “Contar con una base multidisciplinar desde la cual desarrollarse es realmente útil en esta industria. Si bien es cierto que no es estrictamente necesario conocer principios de animación o teoría del color, por ejemplo, puede terminar siendo útil en cualquier profesión relacionada con el mundo de los videojuegos. Por un lado, por conseguir ser un profesional más completo con más habilidades y conocimientos y, por otro, por comprender mejor las necesidades y dificultades de tus compañeros de trabajo”, señala el joven de 27 años.

Si algo tiene claro Ortiz es que especializarse en efectos especiales fue algo que cambió su rumbo sin darse cuenta y que recomienda a todos aquellos que sueñen con formar parte de esta industria. “Decidí especializarme en efectos especiales tras una asignatura (Visual Fx y Efectos Especiales) con Marta del Valle. Es cierto que tiene poco que ver con lo que hago en el día a día, pero está claro que sentó las bases y me creó una fuerte curiosidad que se ha acabado convirtiendo en pasión y profesión. Creo que es importante que existan tanto profesores como asignaturas así y ha sido una suerte para mí haber podido encontrar esto en la Universidad Europea”.

El artista recomienda ir más allá, “hace falta una especialización en la rama que, como estudiante, sea más acorde a tus gustos y experiencias, ya sea a través de realizar un máster, cursos o de manera autodidacta”.

“Por último, quería animar a todo aquel que esté buscando trabajo en la industria. Claro que hay momentos en los que puede parecer que se mandan correos al vacío, pero se trata de ir mejorando y no desesperar. Mi caso es bastante particular ya que tuve la grandísima suerte de contactar con `Crema´ muy poco tiempo después de acabar el Grado y, desde entonces, han estado guiándome y enseñándome cada día (quiero dar las gracias en particular a Alejandro Muñoz y Adrián Andrés). Me siento muy afortunado y, si bien tengo claro que es muy importante estar en el lugar adecuado en el momento oportuno, eso no quita que haya detrás una gran parte de esfuerzo y ganas de mejorar. Creo que, en este tipo de casos, la actitud y el trabajo personal son lo más importante y harán que, una vez llegue esa pizca de suerte, se consigan los objetivos tan perseguidos”, termina diciendo alguien que sabe muy bien de lo que habla.